2/3/12

La fórmula favorita del profesor

La fórmula preferida del Profesor
Yoko Ogawa



Esta novela forma parte de la lectura conjunta organizada por Isi en su blog:





Datos del libro:

Datos del libro
14.0x18.0cm.
Nº de páginas: 300 págs.
Editorial: FUNAMBULISTA
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788496601376
Año edicón: 2008
Plaza de edición: MADRID



Sinopsis:

«Una historia de amor, amistad y transmisión del saber...»
Auténtico fenómeno social en Japón (un millón de ejemplares vendidos en dos meses, y otro millón en formato de bolsillo, película, cómic y CD) que ha desatado un inusitado interés por las matemáticas, este novela de Yoko Ogawa la catapultó definitivamente a la fama internacional en 2004. En ella se nos cuenta delicadamente la historia de una madre soltera que entra a trabajar como asistenta en casa de un viejo y huraño profesor de matemáticas que perdió en un accidente de coche la memoria (mejor dicho, la autonomía de su memoria, que sólo le dura 80 minutos). Apasionado por los números, el profesor se irá encariñando con la asistenta y su hijo de 10 años, al que bautiza «Root» («Raíz Cuadrada» en inglés) y con quien comparte la pasión por el béisbol, hasta que se fragua entre ellos una verdadera historia de amor, amistad y transmisión del saber, no sólo matemático…

Como dice en su postfacio el profesor León González Sotos, «asistimos al emocionado ajetreo, de venerable filiación platónica, entre la anónima doméstica, el también —¿innombrable?— Profesor y el pupilo Root. Entre idas y venidas, tareas caseras y cuidados piadosos a su muy especial cliente, éste va desvelando las arcanas relaciones numéricas que los datos cotidianos más anodinos pueden encerrar.»


Sobre la autora:

Yōko Ogawa, nacida el 30 de marzo de 1962 en Okayama, es una escritora japonesa. Se graduó en la Universidad Waseda. Actualmente vive en Ashiya, Hyogo, con su marido y su hijo. Desde 1988 ha publicado más de obras de ficción y no ficción.



Opinión Personal:

Esta novela es una historia interesante y algo triste sobre un profesor que tras un accidene de tráfico su memoria queda paralizada en 1975, tras lo cual su memoria actual dura tan solo 80 minutos. Por lo que diecisiete años después vive inmerso en las matemáticas, su gran pasión y en cierta forma su forma de vivir, respaldado por su cuñada, que contrata a una asistenta para que mantenga la casa limpia y le haga de comer.

Una simple asistenta y su hijo de 10 años, se harán personajes importantes en su vida, aunque no pueda recordarlos, se convertirán en sus amigos. Esta historia se palpa un cariño especial, la admiración, la pena, el querer ofrecerle algo más a alguien que a mi parecer su vida terminó hace mucho.

Qué puedo decir de este libro, en su transfondo, la historia en sí me ha resultado muy interesante, tristemente estoy segura de que algo parecido puede pasar en la vida real, y parar a pensar que a uno le pueda pasar algo así, pone la piel de gallina.

En general la historia se lee rápido, a pesar de que no me gustan mucho las matemáticas me ha resultado amena. Los únicos trozos que se me hacían algo pesados era cuando hablaban de beisbol. Sinceramente, yo aunque el beisbol en sí es una parte importante de la vida del profesor, hubiera preferido que se hablara menos del deporte y más sobre su vida, sobre su historia, y sobre su cuñada.

Mi puntuación es:



Las otras reseñas de la lectura conjunta:

  • Reseña de M.
  • Reseña de Korua-do
  • Reseña de Patricia
  • Reseña de Laky
  • Reseña de Deigar
  • Reseña de Ale
  • Reseña de Carol
  • Reseña de Ana
  • Reseña de Lourdes
  • Reseña de Margari
  • Reseña de Carmen
  • Reseña de Montse
  • Reseña de Asun
  • Reseña de L.
  • Reseña de Loque
  • Reseña de Marina
  • Reseña de Lupa
  • Reseña de Little Emily
  • Reseña de Pablo
  • Reseña de Tatty
  • Reseña de Lammermoor
  • Reseña de Cartafol
  • Reseña de Soledad
  • Reseña de Luisa
  • Reseña de Isi 

    12 comentarios:

    Margari dijo...

    A mí me ha encantado, a pesar de que ni el beisbol ni las matemáticas me atraen mucho. Pero está todo tan bien insertado, tan bien justificado... Aporta cualquier detalle tanto a la historia, que hasta me ha gustado. Una historia preciosa. Me alegra que te haya gustado.
    Besotes!!!

    Patricia O. (Patokata) dijo...

    Si, realmente un libro precioso. Si bien a mí tampoco me atrae el beisbol debo admitir, como agregué en mi reseña, que me sorprendió saber que los japoneses son tan fanática del mismo y poseen una historia muy rica acerca del mismo.
    Con respecto a las matemáticas, doy por descontado que con un profesor como este cualquiera podría aprender con alegría!!

    Un gusto leerte!!

    Offuscatio dijo...

    Eso para mi es un dato novo: el beisbol. ¡Qué curioso! Estoy siguiendo la lectura conjunta de cerca, y pienso firmemente descubrir a esta autora así que tenga más tiempo libre.

    Tatty dijo...

    A mí me gustó mucho este libro, es una historia muy bonita y tierna, coincido contigo en que se me hizo más pesado el tema del beisbol que las matemáticas
    besos

    Isa dijo...

    Pues la sinopsis me ha llamado la atención, pero después de leer tu reseña pienso que no es para tanto, aunque por los comentarios que leo veo que todos la ponen muy bien

    Rachel Antúnez Cazorla dijo...

    Margari, imposible que no me gustara una historia como esta, donde se detectan desde sus primeras páginas un cariño y una amistad enternecedora.

    Patricia: jo, yo hubiera dado lo que fuera por tener un profesor tan bueno en matemáticas. A mí me pasó con lengua, tuve un profesor tan bueno, que ya nunca me pude separar de la literatura.

    Offuscatio, este libro es el único que me he leído de esta autora. Engancha bastante la verdad, y quitando el tema del beisbol, me pareció un libro precioso, un poco triste, pero que cala hondo.

    Tatty: qué miedo pensar que a uno le pueda ocurrir algo así, ¿verdad? Me dio mucho que pensar, eso seguro.

    Isa: no creas que no me gustó el libro, sí que me gustó. Sólo que a mí personalmente me hubiera gustado saber más de cosas que tan solo se insinuan y menos sobre beisbol. Pero en general, creo que es un libro que no debería faltar en ninguna estantería.

    Isi dijo...

    A mí también se me hizo más cuesta arriba la parte del baseball que la de las matemáticas, pero en general no me retrasó mucho su lectura.
    En todo caso es un mero trámite para explicarnos la mente del profesor y cómo se aferra a ciertos detalles para mantener su mundo controlado.
    EN fin, una historia muy tierna y unos personajes que no olvidaremos!
    Besotes!!

    PD: las palabras de verificación que me han tocado se ven fatal, espero haber acertado y que se publique esto.

    KORUA-DO dijo...

    Efectivamente, la "pata" del beisbol deja flecos en la novela que quedan sin resolver. Para mí, eso le añade interés, aunque no entiendo nada de beisbol. Realmente es un libro intimista, prestando atención a los acontecimientos normales de la vida, como el interés por el deporte por la radio.

    lammermoor dijo...

    Pues ahora que lo dices, a mí me ocurrió lo mismo. Quizás porque no entiendo nada de beisbol y menos del japonés, pero me gustó mucho la búsqueda "del santo grial" (el cromo para regalar al profesor)

    Cartafol dijo...

    A mi me ha gustado mucho, una historia no diferente de otras muchas, pero que tiene algo que te hace querer al protagonista!;D

    LAKY dijo...

    A mí me ha gustado mucho, especialmente por los personajes y la forma tan tierna de narrar la historia.
    Sí que es cierto que si no hubiese aparecido lo del baseball igual mejor pero bueno...
    Un beso

    Lupa dijo...

    Hola, Raquel,

    Estoy totalmente de acuerdo contigo en el hecho de que me hubiera gustado menos beisbol y más indagación el los trasfondos de la historia que no quedan claros. Aun así es una buena novela, aunque no pueda piropearla tanto como otros lectores.
    Mil besos
    Lupa

    Buscar este blog