27/3/14

El Don de Ana

El Don de Ana
Cecilia Sanmartín



Sinopsis:

El don de Ana, de Cecilia Samartin, autora de otras obras como La abuela Lola, es una novela increíblemente intensa y sentimental que nos hará apreciar la delicadeza de las pequeñas cosas. El don de Ana se ha convertido en un verdadero éxito de crítica y ventas en el extranjero con más de medio millón de ejemplares vendidos . Ha sido traducida a varios idiomas y publicada en Francia, Noruega, Holanda, Suecia, Finlandia, Eslovaquia y Dinamarca. Cecilia Samartin ha sido la autora con más novelas en la lista del TOP 20 de Noruega durante el año 2012. Esta obra está clasificada en la materia narrativa española. Querido lector: Aunque estas líneas suelen utilizarse para adentrar a las personas en una novela, en esta ocasión creemos que no existen palabras suficientes para poder explicar las emociones y los sentimientos que esta obra va a transmitirte. Creemos, además, que desvelar plenamente su contenido dejaría muchos cabos sueltos, pues este relato tiene la capacidad de llegar al corazón de las personas por muy diferentes motivos.Sin embargo, si decides sumergirte en su lectura, debes saber que esta es la historia –que bien podría haber sido real– de Ana, una niña que sobrevivió a la guerra y cuyo corazón herido la alejó del mundo durante mucho tiempo. Una niña que tuvo la oportunidad de pertenecer a una de las familias más ricas de California y de formar parte de sus vidas para siempre? .«Escrita con gracia evocadora y belleza poética, El don de Ana capturó mi corazón desde la primera página y no lo soltó hasta el final. Una historia de lugares perdidos y encontrados donde Cecilia Samartin logra introducirse en los lugares más recónditos del alma humana». Le Monde «El don de Ana es un libro para cuidarse a uno mismo». Karen White, autora de The memory of water.


Ficha técnica:
  • Nº de páginas: 416 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editoral: MARTINEZ ROCA
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788427040694
Sobre la autora:
Escritora cubana criada en Estados Unidos, Cecilia Samartin estudió psicología en UCLA y Santa Clara.

Dedicada al trabajo con inmigrantes, la obra literaria de Samartin ha sido traducida a más de cinco idiomas.

Impresiones:

Cecilia Sanmartín tiene un don, ella sí que tiene un don y de eso no me cabe la menor duda. Desde que leí La abuela Lola me percaté de ello: una novela llena de emociones, de sentimientos, de lucha... la leí hace algún tiempo y fue un libro magnífico que no paro de recomendar a amigos y familiares. 

Por eso tras una época algo estancada con las lecturas y sin llegar a emocionarme con nada, sin lograr engancharme o empatizar de forma alguna con una novela, vi El Don de Ana entre mis pendientes y me lancé de cabeza, pues estaba segura, que tal y como había ocurrido la primera vez me volvería a enamorar de su prosa. Desde la primera página supe de mi acierto y me enganché a su lectura desde el primer momento, ocurriendo algo que hacía muucho que no me pasaba. Me vi leyendo el libro en todas partes, a cada mínuto libre, a cada rato lo único que quería era seguir leyendo, hasta que me di cuenta que quedaba muy poquito para acabarlo y quise alargar lo inevitable, la palabra FIN, la despedida.

Cecilia tiene la virtud de crear historias con un mimo y un cuidado espectacular, que es fácil percibirlo desde el punto de vista del lector. No es difícil empatizar con sus personajes, aún no teniendo sus mismas creencias como es este caso en que la religión está muy presente durante toda la novela.

La novela comienza encontrándonos con Ana en su vida adulta, donde una voz que escuchó en lo más profundo de su corazón le pedía que recordara, que mirara hacia atrás y eso precisamente es lo que hace, por lo que pronto viajaremos hasta la niñez de Ana, en El Salvador, donde reside con su madre, su tía y su primo Carlitos, con el que tiene una amistad que roza la devoción. Tienen una vida sencilla a la par que feliz. Tristemente la guerra azota su país y Ana resulta superviviente, gracias a Dios en su camino se encuentra con la hermana Joshefa que se hará cargo de ella, cuidándose la una a la otra. Ana se marchará con ella hasta EEUU donde se criará entre las paredes de un convento. El convento le ofrece seguridad y pronto tiene claro cual será su destino, quiere ser monja y ofrecer su vida a Dios. Nada hay nada que le haga más feliz y le produzca más paz y tranquilidad que su hábito. Sin embargo, antes de tomar sus votos, la hermana superiora cree que es mejor que viva un tiempo fuera del convento, pues realmente no ha tenido ocasión de hacerlo, y así comprobar por sí misma que realmente esa es la vida que quiere llevar. Frustrada por tener que obedecer, se traslada a casa de la familia Trellis, donde su cometido será cuidar de Teddy, un pequeño de unos tres añitos de edad, por el plazo de seis meses. Luego podrá volver al convento y tomar los votos.

La familia necesita de Ana, muchísimo más de lo que ellos y la propia Ana imaginan. Ana evolucionará en su vida en el exterior, con sus nuevas tareas y sus nuevos compañeros de camino, y nosotros seremos testigos de ello. 

Durante la historia nos encontramos a Ana en la vida adulta, que poco a poco va recordando la vida desde su niñez, por lo que pasado y presente van presentándose durante todos los capítulos. Ana es una persona en apariencia frágil, pero su fortaleza le ha llevado a superar todos los obstáculos que han truncado su vida, aún cuando cree que no es posible superar la situación que se le viene encima, es más fuerte de lo que ella misma piensa.

Una novela sin duda preciosa, que me ha dejado un sabor agridulce y que estoy segura se quedará grabada en mi memoria por mucho tiempo, con unos personajes bien perfilados y entrañables, con la que he sonreído y se me han saltado las lágrimas y que me ha dado mucha pena acabar porque realmente estaba disfrutando con su lectura.

No puedo más que recomendarla a todo el que se cruce en mi camino, tal y como he hecho con La abuela Lola desde que la leí.




4 comentarios:

LAKY dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Esta autora debería ser más conocida pues sus novelas son simplemente maravillosas
Besos

Margari dijo...

Con La abuela Lola esta autora me enamoró. Y por lo que cuentas, volverá a hacerlo con este libro. Qué ganas de leerlo!
Besotes!!!

Cartafol dijo...

Lo has leído rápido,me alegro que salieras del atasco. Leí hace poco La abuela Lola y quiero leer este en cuanto pueda

Marisa G. dijo...

Me gustó mucho La abuela Lola, así que no me importaría en absoluto leer esta novela. La verdad es que disfruté mucho tanto con el estilo como con la historia en sí. SEguro que este va por la misma línea. Besos

Buscar este blog