17/7/13

Pídeme lo que quieras

Pídeme lo que quieras
Megan Maxwell



Booktrailer:



Ficha técnica:
  • Nº de páginas: 464 págs.
  • Editorial: PLANETA
  • Lengua: ESPAÑOL
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • ISBN: 9788408034513
  • Año edicón: 2012
  • Plaza de edición: BARCELONA
  • Precio: 14,15

Sinopsis:

Tras la muerte de su padre, el prestigioso empresario alemán Eric Zimmerman decide viajar a España para supervisar las delegaciones de la empresa Müller. En la oficina central de Madrid conoce a Judith, una joven ingeniosa y simpática de la que se encapricha de inmediato. Judith sucumbe a la atracción que el alemán ejerce sobre ella y acepta formar parte de sus juegos sexuales, repletos de fantasías y erotismo. Junto a él aprenderá que todos llevamos dentro un voyeur, y que las personas se dividen en sumisas y dominantes... Pero el tiempo pasa, la relación se intensifica y Eric empieza a temer que se descubra su secreto, algo que podría marcar el principio o el fin de la relación.


Sobre la novela:

Judith trabaja como Secretaria para la empresa Müller, una importante multinacional Alemana. Está soltera y vive sola con su gato, que está mayor y enfermito. Se lleva bien con sus compañeros de trabajo, le encanta la música de forma que siempre termina canturreando y bailando como una loca, tiene una hermana que la desquicia, y su padre es un sol.

Un buen día bajando de las oficinas para poder tomar su almuerzo el ascensor se queda trabado con varios compañeros dentro, algunos cunden en pánico, otros no... ella simplemente se pone nerviosa pero intenta demostrar lo contrario, ofrece chicles y se para a hablar con un Alemán de los muchos que rondan por el edificio, que se ha quedado allí atrapado. Es guapísimo y le dice un par de chorradas debido a los nervios del momento, pocos minutos después, descubre quien es él, Eric Zimmerman, el nuevo dueño de la empresa.

Eric ha heredado la empresa de su padre y tiene muy altas expectativas para la empresa que le suponen
tener que viajar a varias delegaciones, es el motivo que se encuentre en España. La atracción que siente por Judith es evidente desde el segundo uno y pronto consigue que acepte una cita.

Desde ese momento Judith entrará en el juego de Eric, un juego libre de compromisos y cargado de erotismo, morbo y fantasías sexuales de lo más variopintas. Eric tiene las ideas claras, pero Judith en un primer momento no quiere formar parte de eso que él pretende, hasta que poco a poco va cayendo en sus redes.

El enganche es mutuo, se vuelve casi una relación amor-odio y el sexo prima, aunque no se convertirá en lo único, sin que se den cuenta las cosas se vuelven más intensas y fuertes, pero Eric es hermético y poco le deja conocer a Judith sobre su vida privada, esto supone una inmensa frustración para ella, casi como una barrera que le impide llegar del todo hasta él.

Los sentimientos crecen, pero no todo será fácil. Ambos de caracter muy fuerte deben amoldarse al otro sin que nadie de la empresa descubra lo que hay entre ellos.


Mi opinión personal:


¿Quién no conoce Pídeme lo que quieras? Este libro lleva inundando las redes sociales durante algún tiempo después del fenómeno 50 sombras. Aunque ya había leído anteriormente a Megan con muy, muy buenos resultados, no me apetecía mucho sumergirme en otra lectura erótica por miedo a saturarme. Pero entonces me entero de que Megan viene a la Feria del libro de Las Palmas, y que va a presentar Pídeme lo que quieras y a hablar de literatura erótica, y yo, amigos míos, tengo un vicio que no me puedo quitar (ni quiero), me encanta coleccionar libros dedicados por sus autores, y una vez que conozco a la persona que está tras el papel, no puedo evitar querer sumergirme en sus libros y saber más de ellos.


En fin, que me enrollo como las persianas, que decidí ir a la presentación de Megan y compré el libro para que me lo dedicara, no muy convencida de leerlo (sobretodo pensando que era otro libro que hablaba de Sado, algo que personalmente no me gusta). Pero luego escuché varias entrevistas de Megan y su propia presentación en la que comentaba que el libro hablaba sobre fantasías sexuales, sobre erotismo y morbo y no sobre sado y luego he visto como un millón de críticas positivas (y algunas negativas)... así que finalmente me decidí a leerlo, por tres razones: me encanta la forma de escribir de Megan, me había propuesto leer libros ligeritos y románticos durante este mes y porque tenía una enorme curiosidad... ¿y qué pasó? Pues que me enganché, tanto, tanto, tanto... que prácticamente no he hecho otra cosa en mis ratos libres más que leer en los últimos días. 


Me enganché desde el principio, si algo me ha fascinado de este libro es que sigue siendo Megan, como siempre, pero llevada al extremo, algo que me ha encantado. Hay de todo: personajes entrañables, chicos guapos guiris (en todos los libros que he leído de Megan no faltan), personajes odiosos, mascotas... y sobretodo, mucho, mucho y mucho sexo. Ya he leído unas cuantas novelas eróticas y os puedo asegurar que ésta es la primera que me hace sonrojarme de verdad, no solo entrar en calor, sino incluso desear entrar en el juego jajaja, qué le vamos a hacer, la carne es débil. Pensé que yo estaba puesta en el tema sexo, pero para ser sinceros, en este libro se relatan escenas que yo no podía ni haber imaginado en la vida.

No todo lo que voy a contar del libro es bueno, ya que por ejemplo Eric es un personaje que no me ha terminado de gustar, vamos que para hacerle un favor de un día con juegos incluídos, perfecto, pero para después salir corriendo y no volver a saber nada más de él por el resto de los días. Es prepotente, con mal genio, posesivo, celoso, controlador... vamos, es primo-hermano de Christian Grey. En alguna ocasión he pensado que este podría haber sido el libro 50 sombras si se hubiera escrito bien, porbaque muchos sabemos que 50 sombras no estuvo mal, fue un boom, entretenido, calenturiento y rosa... pero bastante mal escrito, repetitivo hasta decir basta y que escaseaba en calidad literaria, sin embargo Pídeme lo que quieras es un libro fantásticamente bien escrito y erótico de verdad (no pseudo-erótico como las 50 sombras) y lo mejor es que no hay un atisbo de sado por ninguna parte, cosa que agradecí pues me incomoda bastante ese tipo de escenas.

¿En qué se parece Pídeme lo que quieras a 50 sombras de Grey? Pues en esa relación amor-odio que se forma entre ellos, en la que el carácter de ambos les hace enfrentarse una y otra vez, acabando casi siempre con una reconciliación sexual que quita el hipo... Gracias a Dios Judith poco tiene que ver con Ana, no es una mojigata, no tiene diosa interior (mejor, porque si no hubiera parado de leer ipsofacto), no es una mujer poco experimentada... es una mujer fuerte, decidida, que le gusta el futbol, las motos, el kárate. Es independiente y con carácter. Por eso, el personaje de Judith, aunque a veces me daban ganas de estamparla por tonta de remate, sí que me ha gustado y he simpatizado con ella.

En cuanto a la historia en sí, aaayyyy el eterno morbo de liarse con el jefe, ¿quién no lo ha sufrido alguna vez? yo al menos sí... pero claro, las consecuencias no son buenas, estéis bien, mal, regular o neutros... ahí que os veís cada día en el trabajo... pero bueno, el morbo es el morbo y la imaginación es libre para volar.

He de admitir que yo soy bastante liberal hablando de sexo, no me gustan los tabús, y puedo confesar que muchas de las fantasías que se relatan en este libro yo las he tenido alguna vez, aunque algunas otras no las podía ni siquiera haber imaginado (gracias Megan por haberme ampliado mi campo fantasiosoeróticosexual jijijiji).

En fin... que no me quiero enrollar más, tenía programada otras lecturas para las próximas dos semanas, pero irremediablemente el resto de la trilogía ha encabezado la lista y hoy mismo me sumergiré en su segunda parte.

Mi puntuación:



8 comentarios:

rousmina dijo...

Comparto mucho contigo en cuanto a la opinión sobre esta novela. YO me hice con ella en la biblioteca y tampoco sabía muy bien con qué me iba a encontrar. Nada más empezar, ¡toma!, me enganchó y me sorprendió. Efectivamente, como tú dices, esto sí que es erótica (estoy leyendo 50 sombras de Grey y ni comparación). YO creo que lo que más me gustó fue por la erótica y la relación amor-odio que contribuía a esa erótica, aunque a veces también aburría tanto "ahora estamos bien", "ahora nos enfadamos y decimos adiós". SAludos

LAKY dijo...

No me animo yo con esta trilogía. Me da mucha pereza otra novela erótica más y encima saga!
Besos

Megan Maxwell dijo...

Me encanta saber que el morbo te pudo y al final leíste la novela jajajaja. Mil besazos y mil gracias por la estupenda reseña.
Espero que si lees la segunda parte ¡te guste mucho... mucho!

InésM dijo...

Bienvenida a las enganchadas a esta pareja. Jejeje.
Besitos.

Raquel Antúnez Cazorla dijo...

Ya voy por más de la mitad del segundo, bueno, al menos puedo decir que mi marido está muy contento jajajaja ;)

Bambú dijo...

A mi me pasó como a ti, se me subieron los colores leyendo ciertas escenas, para mi ha sido el libro más fuerte sexualmente que he leído XDD

Me gustó muchísimo este libro, para mi el mejor de la trilogía, erótico y muy divertido ;)

Saludos

Martiti dijo...

Le tengo muchas ganas a esta trilogía, pero estoy como tú algo saturada ya de tanta novela erótica y quería este mes no leer nada de ese género y centrarme más en historias de amor más dulces no tan calenturientas jaja. Además me conozco y sé que me va a gustar mucho y sólo tengo los dos primeros y hasta que no consiga el último para leérmelos todos seguidos no creo que la empiece que después me comen los nervios pensando en la continuación jaja, mil besos

Ro. dijo...

En principio no voy a leerla porque la literatura erótica como que no... Yo soy de las que ha leído Cincuenta sombras de Grey y ahí se ha plantado, sin continuar la trilogía jejeje
Besos

Buscar este blog